Bienvenidos a Jaén

¿Por qué Aceite de Jaén?

La vida diaria de las personas de Jaén se desenvuelve alrededor del aceite de Oliva, envueltos por sus costumbres, sus beneficios, su cocina, su economía y, en definitiva, en su cultura en el Olivo.

De este modo, el Olivo, la Aceituna y el Aceite es un estilo de vida muy arraigado en Jaén que viene heredado de los Fenicios, Griegos, Romanos y Árabes y por la que se atesoran creencias, mitos, remedios y manifestaciones culturales desde tiempos inmemorables.

La provincia de Jaén atesora la mayor extensión de parques naturales de España, tierra histórica de frontera con fortalezas, alcázares, castillos y atalayas, tradición histórica de algunas de las batallas más transcendentes de su tiempo.

La población de Jaén tiene como principal actividad económica el cultivo del Olivo y la producción de aceite de Oliva.

Landscape with olive fields near Ubeda - Spain, Andalusia
Jaen_Cathedral_air

La geografía de Jaén destaca por sus enormes y bellas extensiones de Olivos que auténticamente parecen un mar verde, gris y plata donde llegan a fundirse las zonas de cultivo de Olivo con los bosques de las Sierras.

Todos y cada uno de los 60 millones de Olivos de la provincia de Jaén tienen una familia, quienes la cultivan y preparan todo el año y es principal fuente de ingresos y trabajo para una gran parte de su población.

Y ¿por qué aceite de Jaén? Sencillamente porque Jaén tiene mucho Aceite y muy bueno. Un alto porcentaje del Aceite que se produce es de variedad Picual, de reconocidas características sensoriales y marcada personalidad, y de gran durabilidad y resistencia a la temperatura y fritura. El restante del Aceite es de la variedad Royal y Arbequina.

El aceite de Jaén es cultura, es salud, es sabor, es dieta mediterránea, es pasión y sabiduría en la cocina.

Jaén “Pasión por su Aceite”

Jaén es la mayor región productora de Aceite de Oliva de España y del mundo, produciendo por sí sola más aceite que el segundo país productor mundial, Italia.

La provincia de Jaén en España se autoproclama como “Capital Mundial del Aceite de Oliva”, por ser el lugar con la mayor concentración de olivos y producción oleícola. La variedad que más abunda en la provincia de Jaén es la Picual, aunque también se cultivan variedades Royal, Arbequina y Cornicabra.

La provincia de Jaén cuenta en la actualidad con tres denominaciones de origen protegidas (D.O.P.) de Aceite de oliva: Sierra Segura, Sierra Cazorla y Sierra Mágina.

Ejerciendo esta capitalidad mundial, Jaén acoge un gran número de eventos relacionados con el Olivo y el Aceite de Oliva. Entre ellos destaca la Feria Internacional del Aceite de Oliva e industrias afines EXPOLIVA como el evento más importante a nivel mundial relacionado con el aceite oliva y su producción.

Son eventos dignos de mención el Congreso Internacional sobre Aceite de Oliva y Salud (CIAS) y el premio Internacional de Cocina con Aceite de Oliva “Jaén, Paraíso Interior”.

Envasado de aceite de oliva virgen
Hornos de Segura sobre el embalse del Tranco, en la sierra de Cazorla, Segura y Las Villas.

La geografía de la Provincia de Jaén está cubierta por más de 60 millones de olivos que abarcan desde las llanuras del Guadalquivir hasta fundirse con los pinares de las Sierras.

Esta cantidad de Olivos hacen de Jaén una tierra frondosa y fértil, donde los olivares apenas permiten ver el suelo conformando ese lema de la localidad de “mar de olivos”. La provincia de Jaén todavía podría ser atravesada por una ardilla sin necesidad de tocar el suelo, tal y como se decía de la península Ibérica de la antigüedad.

La provincia de Jaén, con 550.00 hectáreas de olivar, representa más del 25 por 100 de la superficie española y el 42% de la andaluza, produciendo en torno al 50% del total nacional de aceites de oliva, y más del 20% de todo el mundo. Desde una perspectiva interna, el 78% de la superficie agrícola de la provincia se destina al cultivo del olivar, que es mayoritariamente de aceituna para almazara.

La consideración del sector estratégico del olivar y del aceite de oliva es incuestionable y no sólo por su aportación a la riqueza y al empleo provincial, sino también por las repercusiones sociales, ambientales y culturales.